UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

El éxito de las actividades culturales marca el carácter solidario de esta programación estival

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra y el exministro Eduardo Serra, ponentes hoy en el curso dirigido por la escritora Elvira Roca

La XVIII edición de los Cursos de Verano de la Universidad de Málaga, organizados por su Fundación General, ha llegado hoy a su fin con un total de 1.300 alumnos que han participado en los 24 seminarios y dos talleres celebrados en la capital, Marbella y Vélez-Málaga. Estas cifras se completan con los cerca de dos mil asistentes de las diferentes actividades culturales y solidarias que por segundo año consecutivo han sido un éxito.

En el acto de clausura han intervenido José Ángel Narváez, rector de la UMA; Luis Verde, concejal de Educación y Juventud del Ayuntamiento de Málaga; María Jesús Morales, gerente de la UMA; Diego J. Vera, director general de la FGUMA, y Lorena Escudero, responsable de Universidades Andalucía del Banco Santander. El rector ha agradecido a los estudiantes que hayan elegido estos cursos para formarse en verano: “Nos hemos empeñado en que nuestros alumnos puedan tener elementos de reflexión y crítica para así transformar la sociedad”. “Estamos muy honrados por los ponentes y directores que han confiado en nosotros y el gran valor es lo que hemos aprendido para seguir creciendo en el conocimiento”, ha manifestado. Por su parte, Vera se ha mostrado satisfecho por cumplir los objetivos fijados y ha recordado que la Universidad pública es un magnífico eje de suma entre lo público y lo privado y una garantía de la democracia: “Aquí está asegurado el debate en plena libertad”. Verde ha explicado la importancia del apoyo entre instituciones y ha asegurado que seguirán de la mano para que Málaga siga siendo “una ciudad educadora en valores”.

Festival solidario en Los Baños del Carmen

En la noche de ayer se celebró la segunda y última actividad solidaria organizada este año dentro de la programación de actividades culturales de los Cursos de Verano UMA. El festival, celebrado en Los Baños del Carmen, fue amenizado por las actuaciones de la banda malagueña Free Soul Band, que celebran veinte años sobre los escenarios, y la cantante y compositora Julia Martín, acompañados por una sesión a cargo de Los Mestizzos DJ Set. Todo ello por una buena causa a la que asistieron en torno a mil personas y cuyos beneficios recaudados irán destinados a la Fundación Cudeca y a ACOES Cooperación Honduras.

Para cerrar la presente edición de la oferta formativa estival, esta tarde, el centro cultural La Térmica alojará el “I Festival UMA POPS!” organizado por la FGUMA, en el que se citarán bandas de distintas generaciones: Rebe, Hazte Lapón, Lidia Damunt y La estrella de David. La entrada al evento es libre y contará con servicio de barra y Foodtrucks. Se puede consultar el programa completo en la web oficial de la fundación.

Alfonso Guerra, ponente en la última jornada de los Cursos de Verano

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha ofrecido una ponencia en el curso “Geopolítica y leyenda negra”, dirigido por la historiadora y escritora Elvira Roca. “El uso de la leyenda negra por los nacionalismos fragmentarios”, título de su conferencia, ha versado sobre cómo se utilizan falsificaciones históricas en los Estados cuando aparecen nacionalismos internos para justificar su posición respecto del conjunto del territorio, en el caso español ha hablado del caso catalán. Sobre la actualidad política ha manifestado: “La política se ha complicado mucho en España, había un sistema con trece partidos en el Parlamento, pero dos de ellos reunían casi el 80 por ciento de la cámara y ahora este porcentaje es de 60, este hecho ha modificado la estructura de la vida política y aquellos que tanto lucharon contra el bipartidismo tendrían que hacer una reflexión sobre si este Parlamento es mejor que el que teníamos antes porque es muy probable que sigamos con una situación de interinidad en la que llevamos cuatro años”. “Estamos entrando en una dinámica que se parece mucho a aquella en la que entró Italia tras la segunda Guerra Mundial, que los Gobiernos duraban ocho o nueve meses y la sociedad se desvinculaba de la acción del Gobierno, ojalá eso no ocurra en España”, ha añadido.

Preguntado por la primera votación de la investidura ha declarado que la posibilidad de gobernar con nacionalistas y populistas tiene mucho riesgo y ha hecho mención al manifiesto firmado por doce intelectuales esta semana en el que se pide una aproximación entre los partidos constitucionalistas. “Es muy difícil llegar a acuerdos con populistas que no creen en el sistema democrático”, ha opinado. Además, ha dicho que es difícil explicar que Ciudadanos ahora esté absolutamente en contra de esta investidura ya que llegó a firmar en 2015 un acuerdo con el Partido Socialista, con el mismo candidato, Pedro Sánchez, “han hecho un giro conservador muy fuerte”. Por último, sobre unas posibles elecciones, Guerra ha augurado: “No es inevitable, pero sí probable”.

España como interlocutor privilegiado en la nueva configuración del mapa estratégico europeo

A la jornada de cierre de este curso también ha asistido el exministro de Defensa Eduardo Serra, que ha abierto el programa académico del viernes con una ponencia sobre la posición de nuestro país en el marco europeo. El actual presidente de la Fundación Transforma España ha vinculado su charla a la temática principal del seminario y ha hablado sobre la sensación de negatividad generalizada del país, a pesar de que hoy día, según Serra, está pasando por unas de las mejores etapas de su Historia, con unos buenos índices en cuanto a paz y bienestar, señalando que una de las causas de este bajo estado de ánimo proviene de la leyenda negra. “Si tienes un país que va bien, lo lógico es que la gente estuviera contenta. Cuando nos olvidemos de la pérdida de autoestima, España tendrá un futuro muy halagüeño”, ha comentado.

Es por ello que el expolítico ha vaticinado un buen pronóstico a nuestro país en cuanto al papel que desempeñará en la nueva configuración del mapa estratégico internacional, con Rusia, China y Estados Unidos como primeras potencias, en detrimento de nuestro continente. “Vamos a vivir una época en la que Europa estará eclipsada”, ha comentado, argumentando que, si la UE logra consolidar su unión, puede posicionarse como un buen intermediario entre los dos grandes ejes de oriente y occidente. Para Serra, en este panorama, España tendría un protagonismo especial ya que se convertirá con toda seguridad, ha afirmado, en el tercer país de la Unión Europea, solo por detrás de las poderosas Francia y Alemania. Será entonces cuando, según el exministro, asuma el rol de “interlocutor privilegiado” entre las dos naciones dominantes dentro de la UE y los otros veinticinco estados miembros. Además, el invitado cree que España está preparada para acometer esta labor, no solo por su posición geoestratégica, como punto de encuentro de tres continentes y rodeada de dos grandes mares, sino también por la “especial facilidad” que tenemos para tratar con otros pueblos, dado nuestro pasado intercultural.

Por último, y a propósito de la actual situación política, sin una formación de gobierno garantizada y pendientes del debate de investidura de la semana próxima, Serra se ha mostrado despreocupado en cuanto a la importancia que esto tiene para que el país siga avanzando. “Yo no creo que el país funcione bien gracias al gobierno. En todo caso, lo único que puede hacer el gobierno es fastidiarlo”, ha aseverado recordando que los mayores picos de crecimiento de los últimos años se vivieron en 2016, un año de inestabilidad política en este sentido y con un gobierno interino, ya que se tuvieron que repetir a mitad de año las elecciones al no alcanzar acuerdos entre las formaciones parlamentarias con los resultados obtenidos en los comicios de finales de 2015. No obstante, ha advertido al próximo gobierno resultante que tendrá que abordar “reformas estructurales indispensables” que atañen al terreno tecnológico para progresar y escalar posiciones en el panorama internacional respecto a la inteligencia artificial, big data o blockchain.

Nueve de cada diez yihadistas en España han sido captados por reclutadores

El curso “Seguridad internacional y colectivos vulnerables” que ha dirigido la catedrática de Derecho Magdalena Martín ha dedicado esta jornada de clausura a analizar la figura de los reclutadores, esto es, los agentes de radicalización que captan adeptos a la causa yihadista. Para ello, el seminario ha contado con la participación de Carola García-Calvo, investigadora principal del Real Instituto Elcano, que ha ofrecido una ponencia en torno al papel que desempeñan estas personas en el proceso que lleva a un individuo a implicarse de manera efectiva en casos de terrorismo yihadista. La experta ha basado su presentación en los datos recopilados a través de las investigaciones que han desarrollado en la institución a la que representa, poniendo el foco en estos perfiles ya que son el elemento decisivo que hacen, según la especialista, que unos determinados individuos en un determinado contexto se radicalicen y otros, en cambio, compartiendo estos mismos parámetros no adopten esta visión extremista.

A través de sus análisis, han podido desprender dos factores claves que ayudan a entender esta situación: por un lado, en España, ha aportado, 9 de cada 10 de los yihadistas que han sido condenados o han resultado muertos como consecuencia de sus actividades terroristas se radicalizaron en compañía de otros y a través de la influencia de un agente de radicalización, es decir, de reclutadores, un dato que, para García-Calvo, desecha la teoría de que los terroristas actúen como “lobos solitarios”. Y, por otro, han comprobado la existencia de vínculos sociales previos a la radicalización de nuevos yihadistas con otros individuos que ya estaban radicalizados, unidos sobre todo por los lazos afectivos de parentesco o vecindad, por lo que, según ha expuesto la experta, estos reclutadores se valen de esta relación de afecto y confianza para ejercer su acción.

Los perfiles que más se repiten en estas figuras de captación son activistas, personas que ya tienen una experiencia en conflictos, líderes religiosos y otros personajes que se erigen superiores por un conocimiento más profundo del Islam, que aportan una perspectiva deformada de la verdadera creencia recogida en el Corán, enseñándoles a ser “buenos musulmanes”. El blanco favorito de estos captadores es en su mayoría jóvenes con ciertas vulnerabilidades a los que consiguen convencer gracias a algún carisma especial, ya que suelen ser líderes con una gran capacidad de seducción y cuyas experiencias previas en el yihadismo a nivel global le aportan una superioridad moral frente al grupo, convirtiéndose en héroes a los que ven como referentes. Además, no solo lo consiguen a través de una influencia meramente jerárquica, como en estos casos, sino por un modelo de acción horizontal, más de igualdad, que se apoya en relaciones afectivas y de confianza. De este modo, captan a hermanos o parejas sentimentales bajo el paraguas de protección que ofrece este vínculo personal, ya que tienen la seguridad de que no van a ser delatados por sus más allegados.

En relación a la movilización yihadista de nuestro país en comparación con el entorno europeo, García-Calvo ha relatado que, a pesar de que España no ha quedado al margen de este fenómeno surgido sobre todo en 2012 a raíz del conflicto en Siria, nuestras cifras son más bajos que en otras naciones del continente. Según las estimaciones a las que ha aludido la ponente, el número de combatientes terroristas extranjeros que partieron de países de la UE para unirse a las filas de organizaciones yihadistas en Siria o Irak, fueron, aproximadamente, unos dos mil en Francia, el doble que en Reino Unido y Alemania, donde se estiman unos mil. En países más pequeños como Bélgica, esos cálculos ascienden unos seiscientos, mientras que, en España, desde ese año hasta mediados de 2019 no superaban los 250 alistados. “Parece que aquí no ha calado tan hondo al menos en esta última oleada de movilización yihadista ni en términos absolutos ni relativos al tamaño de la población”, ha resumido. 

Por último, y en cuanto a las medidas que podrían adoptarse para prevenir la influencia de los reclutadores y contrarrestar sus efectos, la conferenciante ha apostado por una acción policial efectiva, como asegura que está habiendo y por apartar a estas figuras de su área de actuación para impedir que puedan acceder a los segmentos de la población más vulnerables. Finalmente ha incidido en la importancia del trabajo en prevención de la radicalización con políticas que promuevan una sociedad inclusiva y cohesionada a través de la educación.

América Latina se fija en la tecnología andaluza para impulsar programas de desarrollo

El curso “Andalucía ante la era de la tecnología global”, organizado en colaboración con la UNIA, ha contado con la participación de Luis Felipe López, director regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en América Latina y el Caribe, para compartir experiencias en vistas a cumplir los objetivos de la Agenda 2030 y Desarrollo Sostenible. Su visita también ha estado motivada por el interés de estrechar lazos con la tecnología producida por empresas andaluzas para así “mejorar la capacidad de hacer llegar servicios a los ciudadanos”, desarrollar su creatividad y su productividad” y aprender en materia de energías renovables, un “tema central en Latinoamérica” y en el que considera pionera a Andalucía. Sobre las relaciones con la comunidad autónoma, ha valorado las inversiones y la cooperación intensa desde el punto de vista de formación de capital humano e intercambio de expertos.

Sobre el futuro de la región a la que representa, López ha desglosado el proyecto que la Naciones Unidas lanzó hace dos días con el nombre de “Laboratorios de aceleración”, que involucra a 60 países del mundo, entre ellos ocho de Latinoamérica y el Caribe. El programa tratará el impulso de la tecnología y de diferentes vías que respondan a problemas en materia de desarrollo, incluyendo aspectos como la inclusión, la igualdad y la reducción de la pobreza: ciudades sostenibles, políticas públicas, formas de medir el impacto de reformas económicas en poblaciones determinadas o la llamada economía azul con el mar como motor de crecimiento económico y desarrollo de los países. “La idea es como desde los mercados y de los gobiernos podemos aprender estos retos de manera efectiva y para eso la tecnología es un instrumento central”, ha culminado.

Los Cursos de Verano de la UMA en Málaga y sus actividades culturales están organizadas por la FGUMA, cuentan con la colaboración del Ayuntamiento de la ciudad, el patrocinio principal de Santander Universidades y reciben el apoyo de diversas instituciones y empresas privadas.