UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

XVII EDICIÓN DE LOS CURSOS DE VERANO DE LA UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Esta profesora de Química premiada internacionalmente por sus investigaciones en el campo de la Biotecnología y la Medicina ha asegurado que tiene un reto por delante: conseguir que sus descubrimientos lleguen a la cama del enfermo

La profesora María Vallet-Regí es una química, científica y profesora de la Universidad Complutense de Madrid, además de una investigadora ampliamente reconocida y citada en Biomedicina, particularmente en los campos de biomateriales regenerativos y sistemas de administración de fármacos. Sin embargo, cuando se remonta a los inicios de su época de estudiante y confiesa por qué decidió estudiar Química refiere lo siguiente: “La verdad es que no lo tuve demasiado claro, más bien fue un descarte”.

Sin embargo y desde un principio, la profesora Vallet-Regí decidió apostar por la labor investigadora “porque me enganchó. Buscar soluciones y encontrar respuestas es fascinante”. No obstante, es ampliamente reconocida por sus contribuciones a la biotecnología y la medicina y ha sido pionera en el campo de los materiales cerámicos aplicados a la medicina. Por un lado, ha trabajado en el área de biomateriales desarrollando biocerámicas para aplicaciones de injertos óseos y andamiajes para biomedicina regenerativa. Por otro lado, ha investigado sobre nanocomponentes de diferente naturaleza para liberar agentes terapéuticos a los tejidos enfermos sin afectar a los órganos sanos. Pero nunca ha dejado atrás la docencia: “Siempre he hecho ambas cosas y no pongo delante una de otra. Además, para ser un buen profesor universitario es imprescindible ser un buen investigador”, reconoce.

La profesora ha hecho estas declaraciones con motivo de su participación en el curso ‘Mujeres en el conocimiento, la ciencia y la tecnología’ que se celebra en los XVII Cursos de Verano de la UPO en Carmona. El seminario, que finaliza hoy, está codirigido por Adela Muñoz Páez, catedrática de Química Inorgánica de la Universidad de Sevilla y presidenta de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas de Andalucía y Blanca Rodríguez Ruiz, profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla.

En relación a cómo compagina su labor investigadora con su vida personal, María reconoce que “con mucho esfuerzo. Lo que pasa es que nuestro trabajo es tan gratificante que no estás pendiente del reloj”. Sin embargo, ha tenido que renunciar a múltiples cosas a lo largo de su vida. Como ella misma explica, “me he perdido muchas cosas cuando mis hijos eran pequeños por el agobio de no llegar, de no tener suficientes horas el día, de los plazos, de preparar las clases que eran en unas horas y había que tenerlas listas… por eso ahora no quiero perderme nada en mi segunda oportunidad, que son mis nietos”.

Vallet-Regí ha sido galardonada a lo largo de su trayectoria profesional con importantes premios internacionales, de hecho es una de las investigadoras más premiadas. En palabras de ella: “Últimamente he recibido muchísimos premios, lo que me pone muy contenta. Es una alegría, pero además constatas que hay mucha gente que te quiere”. Además, María es miembro de las academias españolas de Farmacia e Ingeniería y del International College of Fellows of Biomaterials Science and Engineering y del American Institute for Biomedical and Biological Engineering. Aun teniendo este excelente curriculum, dice desconocer cómo se llega a ser una mujer referente en ciencia, aunque apunta que en parte se debe a la generosidad de la gente. Y para concluir, la profesora asegura que las mujeres pueden aportar igual que los hombres a la investigación, aunque con matices: “Nosotras cuidamos mucho a nuestra cantera y no somos en general competitivas”. Aunque reconoce que tiene un reto importante por delante: “Conseguir que nuestros últimos descubrimientos lleguen a la cama del enfermo”.