UNIVERSITAT ROVIRA I VIRGILI

Defensa la formación científica de los maestros y que el profesorado universitario tenga un conocimiento práctico de la escuela para formar los futuros docentes

Pilar Benejam, un referente en Cataluña y el Estado en la didáctica de las ciencias sociales y en la formación de profesorado, ha sido investida doctora honoris causa por la URV este mediodía. Como maestra, ha divulgado nuevas corrientes de la geografía, y como investigadora, se ha centrado en el análisis de la docencia. Pero para ella, una y otra actividad no pueden desvincularse, y así lo ha puesto de manifiesto en su discurso de investidura, en la que ha reflexionado sobre qué es ser un buen maestro y, finalmente, qué papel tiene la Universidad para formarlos.

Para Benejam, los maestros deberían tener, todos, una formación científica porque “el conocimiento se debe justificar con razones, que son diversas y no todas tienen la misma verosimilitud”. Considera igualmente indispensable la vinculación entre teoría y práctica porque “para construir el conocimiento profesional deben tener experiencias que den significado y pongan a prueba la teoría”.

De ahí la importancia de la formación de los futuros docentes y de escoger adecuadamente quien los forma: “Es necesario que el profesorado universitario tenga un conocimiento práctico de la escuela, al nivel para el que pretenden preparar”. De acuerdo con ello, “debería ser reclutado entre personas de reconocido prestigio docente y renovar periódicamente esta práctica, que nada sirve para siempre”. En segundo lugar, reclama que “los maestros-tutores que colaboran en los prácticas reciban una preparación específica para participar en la formación de los futuros docentes y para hacer equipo con el profesorado universitario”.

Estas ideas se basan en la premisa de Benejam que “el conocimiento sobre el aprendizaje siempre está en construcción”. Si bien ha enumerado tres factores inmutables que permiten facilitarlo: la dimensión emocional de los alumnos, su contexto social y económico, y el equipo de maestros. Estos maestros que, en este momento, “han de enseñar por un futuro incierto” y “asumir que, en definitiva, los alumnos harán su vida, pero los maestros podemos darles los elementos para fundamentar y enriquecer sus decisiones”.

Maestra y maestra de maestros

Antoni Gavaldà, profesor del departamento de Historia e Historia del Arte, ha sido el padrino y ha hecho la laudatiodestacando las aportaciones de Pilar Benejam en cada momento de la historia del país en la segunda mitad del siglo XX. En su vertiente como maestra, su trayectoria profesional comenzó en los años 60 en las escuelas Talitha, fuera del sistema educativo oficial, y Costa y Llobera, de Barcelona, ​​donde coincidió con el geógrafo Enric Lluch y se convirtieron en pioneros de la enseñanza de los estudios sociales. Participó en los Movimientos de Renovación Pedagógica, los colectivos de maestros que colaboraron para conseguir una escuela pública catalana de calidad, que superara el modelo fascista y llegara a un modelo educativo en el que el aprendizaje fuera por el descubrimiento por observación y por experimentación directa de los alumnos. Sin embargo, Benejam observó que con el método inductivo, cuando el alumno observaba, veía lo que ya sabía.

Como investigadora (se doctoró en la Universidad Autónoma de Barcelona con una tesis que le permitió captar la realidad educativa de varios países europeos), se convirtió en referente catalana y española de la didáctica de las ciencias sociales. Con la creación de la Escuela Normal en Sant Cugat del Vallès, se dedicó plenamente a la formación del profesorado, y formó parte de la dirección de la Escuela de Maestros cuando el centro fue pionero en Cataluña y en el Estado . En 1995 logró la cátedra de universidad. Su obra científica es dispersa porque ha participado en la elaboración de informes para su Universidad, para la Generalitat y para el Ministerio de Educación y Ciencia; es cofundadora de la revista Enseñanza de las Ciencias Sociales, Y tiene libros de texto de varias editoriales. En total, una producción de más de un centenar de libros sola o en colaboración.

También ha ocupado cargos de dirección, como el de coordinación del área de Educación de la Diputación de Barcelona, ​​y vicerrectora adjunta de Programación Docente en la UAB.

La rectora, María José Figueras, destacó durante el acto de investidura la “visión de futuro, la mirada crítica y analítica” y el compromiso con la educación con valores de Pilar Benejam. Y resaltó la dignificación que esta maestra, y maestra de maestros, ha hecho de la profesión en un momento de “cierto desánimo generalizado e intencional, en el que el trabajo de maestros se ha puesto en cuestión y es mirada con lupa”.

Pilar Benejam ha sido investida doctora Honoris Causa a propuesta del profesorado del área de didáctica de las ciencias sociales y con el apoyo de la Facultad de Ciencias de la Educación y Psicología y de los Departamentos de Pedagogía, de Historia e Historia del Arte y de Geografía y Turismo.