UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– La catedrática Ana María Vega participó en la Universidad de Navarra en una Jornada Académica sobre “El papel de la mujer en el mundo actual y en la Iglesia”

“Las mujeres de todo el mundo sufren regularmente vulneraciones en sus derechos y no siempre se considera prioritario hacerlos efectivos, porque supone entender globalmente los distintos modos en los que las diferentes culturas discriminan a las mujeres”. Así lo afirmó en la Universidad de Navarra Ana María Vega, directora de la Cátedra UNESCO de Ciudadanía Democracia y Libertad Cultural de la Universidad de la Rioja.

Su intervención se enmarcó en la Jornada Académica de la Facultad de Teología “El papel de la mujer en el mundo actual y en la Iglesia”, celebrada con motivo de la festividad su patrón, Santo. Tomás de Aquino.

Para Ana María Vega, “hablar de reivindicaciones de las mujeres en el siglo XXI supone comprender lo que está pasando, para revisar algunos planteamientos o presupuestos culturales, que en este momento siguen dañando la dignidad, la igualdad y los derechos de la mujer, y proponer un paradigma de lo humano a la altura de los desafíos actuales”, tal y como lo afirma el documento Varón y mujer los creó, de la Congregación para la Educación Católica.

Destacó que este documento plantea la necesidad de profundizar adecuadamente en el modo en el que se vive en diferentes culturas la diferencia sexual. Asimismo, en él se afirma que a lo largo de los siglos “se han asomado formas injustas de subordinación que tristemente han marcado la historia y han influido también al interior de la Iglesia”. En este sentido, Ana María Vega señaló que “las interpretaciones y exégesis que se han hecho de las tres principales religiones monoteístas, en especial del mensaje evangélico, han hecho traición a un mensaje mucho más revolucionario del que nos han transmitido durante siglos”.

Conferencia Mundial sobre la Mujer 1995: ¿ciencia ficción?

En su intervención, la catedrática recordó que en España “la mujer ha sido invisibilizada, como quien dice, hasta ‘antes de ayer’”, e hizo hincapié en su participación en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Pekín en 1995: “Era una agenda planificada a un plazo de 30 años, que en España forma parte ya del ordenamiento jurídico, pero que en aquel entonces parecía ciencia ficción”. Sin embargo, quiso destacar que, a día de hoy, en el mundo todavía hay normativas vigentes que permiten la poligamia, el repudio, los matrimonios infantiles, el deber de obediencia al marido o impiden a la mujer casarse con un hombre que no sea de la misma religión.

Durante la jornada, en la que se dio cita un centenar de personas, participaron también María José Olasti, directora de The Family Watch, quien enfocó su exposición en “El talento femenino, retos y desafíos en el siglo XXI”; y José Francisco Serrano Oceja, profesor de la Universidad CEU San Pablo, que ofreció un mensaje centrado en “Mujeres en la Iglesia: ¿asignatura pendiente? ¿Discurso desenfocado?”.