Al transcurrir los años de una carrera universitaria, un estudiante podría tener dudas con respecto a sus estudios. Algunos alumnos no tienen claro que carrera desean estudiar y pasan varios años estudiando algo que no les gusta, hasta que después de un buen tiempo deciden cambiar de rumbo. Es normal que sucedan este tipo de situaciones. Después de todo, la mayoría de los estudiantes son personas de entre 18 y 25 años, los cuales no están del todo familiarizados con las profesiones. De hecho, existen algunos que ni han trabajado, o se han desempeñado en negocios familiares, con las facilidades que eso incluye. Es por ello que en una universidad deberían existir programas estudiantiles que puedan apoyar al alumno durante su paso por la universidad. Por ejemplo: un psicólogo podría ayudar a motivarlo, en caso de que se sienta deprimido o no vea el propósito de seguir con la carrera. Se han visto muchos casos de personas que abandonan los estudios porque no le ven sentido a seguir, ya sea porque les cuesta demasiado o les pasó algún evento que no veían venir. Leer el resto de la noticia