El vuelo del cisne negro

No podía el cisne negro volar sobre la situación de la actualidad sin sacar a colación el tema de la Iglesia y la pederastia. Miren ustedes que intenté que no, me resistí a añadir unas líneas sobre un tema tan manido y tan comentado, un tema sobre el cual todo el mundo tiene una opinión formada y que, al contrario que en el fútbol donde también pasa lo mismo, en este caso la gente sí habla con conocimiento de causa. Porque hasta el más sencillo y humilde de los mortales no deja de hacerse en cualquiera de sus formas esta pregunta:

¿Por qué los sacerdotes creen que tienen la vara más alta de medir con el tema del sexo cuando ellos NO practican sexo?

Leer más..

Si algo podemos sacar de provecho del terrible asesinato de la niña de Seseña es la posibilidad de que se abra en nuestro país un debate serio sobre la situación de la juventud. Ya sé que dirán ustedes que la juventud de ahora está perdida, que es exactamente lo mismo que dirán de nosotros los de la generación anterior. Ya saben, es muy probable que nuestros abuelos digan que la juventud tiene una mala vida, cuando nosotros estamos absolutamente convencidos de que vivimos mucho mejor que nuestros abuelos. Pero situaciones como la de este asesinato deben traer a mi juicio las siguientes reflexiones:

En primer lugar, la certeza de los hechos. Es imprescindible para la familia y para la comunidad conocer la certeza de los hechos que han llevado al asesinato. Para ello, es imprescindible que los agentes implicados en el caso investiguen con serenidad y que no se tomen actitudes revanchistas por cuenta personal.  Para entendernos: hay que evitar que Telecontenedor inicie su telediario o sus programas de actualidad en Seseña. La certeza no va a ayudar a superar a los seres queridos de la niña este tremendo drama, pero sí les ayudará a poder vivir con ello el resto de sus días. Que no es poco.

Leer más..

El otro día desayunamos con la noticia en prensa de que el el gasto del personal del Estado ha aumentado un 4,6% en los meses de enero y febrero de este año comparándolos con el mismo período del año pasado.  Es una noticia que pasó de soslayo de entre las noticias del día, pero no por ello deja de ser una noticia muy importante…y muy preocupante. No parece que se le haya dado el suficiente eco, bien por desconocimiento de lo que eso significa, no sólo en cifra oficial sino lo que subyace entre líneas, o bien porque paradójicamente se la saluda como una buena noticia. Pero antes al contrario, es una mala, malísima noticia que tiñe de pesimismo esto que venimos en llamar “la salida de la crisis” y que nos augura lamentablemente pan para hoy y hambre para mañana.

Este gasto de personal del Estado se engloba dentro de lo que en contabilidad nacional se llama Consumo Público, y ese dato interanual del 4,6% indica que éste sigue aumentando, lo que implica directamente que el empleo, en esta área, sigue en expansión.  Es decir, las distintas administraciones siguen creciendo en cuanto respecta a personal, a pesar de la crisis económica que paraliza al país…o precisamente por ella, como yo me temo. El Consumo Público se define como el coste de mantener el funcionamiento de las tres administraciones que operan en nuestro páis, además de los gastos corrientes de alquiler, luz, agua etc.  La cifra más importante de esta partida la constituyen los sueldos y los salarios de los ya más de 3.000.000 de empleados, funcionarios y no funcionarios, que engrosan sus filas.

Leer más..

Con la cantidad de cosas que se escuchan en prensa, de nuestros queridos políticos (ojo, ya el tercer problema de los españoles según la encuesta del CIS), uno a veces se pregunta quién tiene más culpa, el engañabobos…o el bobo. Permítanme que les ilustre con la siguiente anécdota en qué posición de mi debate interno me encuentro y realicen aquellos comentarios que consideren apropiados para sacarme de mi encrucijada.

Una noche de éstas, tomando vinos con mis amigos, nos enzarzamos en un curioso debate. La cuestión se planteó en los siguientes términos: imaginémonos que se nos concede un don especial que va a condicionar nuestras vidas hasta nuestro último día, pero ese don es algo puñetero y no se nos concede directamente, sino que tenemos que elegirlo de entre dos planteamientos distintos. La elección del don nace con la siguiente cuestión: para el resto de tus días, ¿qué prefieres? ¿saberte querido o sentirte querido? Si tuviéramos que elegir una de estas dos opciones, ¿cuál elegiríamos? Reflexionemos un poco sobre ello, porque aunque las dos opciones parecen similares, en el fondo no lo son, y el matiz que las hace diferentes es muy importante.

Leer más..

Creo sinceramente que los gallegos son lo suficientemente inteligentes como para saber que no se les estaba llamando indecisos por naturaleza, y que realmente (lo pensara o no) Rosa Díez, en sus ya famosas declaraciones, se refería al estereotipo de indeciso que comúnmente se considera peyorativo. Ya saben, en la vida hay que tomar partido.

Leer más..

Si quieres solucionar un problema, nombra a un responsable.

Leer más..

Empezaré arrancando en quinta para que no quede lugar a dudas: SÍ.

El papel, de lo que llamaremos para entendernos Norte y Sur en la economía mundial, que se traduce en definitiva en las cotas de bienestar y desarrollo que alcanzan sus respectivas poblaciones, tiene una explicación ciertamente compleja y llena de matices. Sin embargo, el conocimiento de la historia moderna y contemporánea puede ofrecernos algunas de las claves para comprender la enorme brecha existente entre los países ricos y los países pobres. Más concretamente, la evolución de la coyuntura económica mundial desde la Segunda Guerra Mundial explica mucha de las claves de la crisis financiera y humana que vive desde los años 80 una gran parte del mundo en desarrollo. No es una evolución natural la que tiene como consecuencia el actual orden económico internacional; las relaciones de poder entre las naciones, y el ancestral reparto de papeles entre las mismas es también relevante a estos efectos.

En mi opinión, debemos tratar de evitar el equívoco de afirmar que la existencia de una economía “mundial” es un hecho reciente y que la financiación internacional es también una novedad. Al contrario, a lo largo de los últimos siglos ha habido momentos de gran intensidad en las relaciones económicas internacionales, especialmente en el terreno comercial (no tanto en el productivo y en el financiero, fenómenos más recientes). Relaciones de dominación – dependencia entre las principales potencias y sus colonias. La aparición de nuevos factores (como el tecnológico) y la evolución de otros (como el transporte) ha supuesto un impulso decisivo hacia una progresiva mundialización de la economía, especialmente en el terreno financiero y, más recientemente, en el productivo.

Leer más..

No sé si se dan cuenta, pero con el debate de la energía nuclear volvemos a presenciar un castizo capítulo de los juegos de suma cero que habíamos comentado desde esta humilde tribuna en entradas anteriores.  Si eres de derechas, pues entonces porque sí, apoyarás la energía nuclear…sólo porque la izquierda tradicionalmente ha abanderado o hecho como suya la causa antinuclear. No hay espacio para una reflexión seria.  Es un tema tan triste éste el de los juegos de suma cero en política que uno a veces quiere tirar la toalla.

El debate de la energía nuclear no debería ser una parte más del debate político, tan lleno de demagogias y de datos sin contrastar, sino un debate principalmente técnico, en donde fueran los expertos (lo siento por usar esa palabra) los que dieran sus argumentos.

Leer más..

Hace 20.000 años, los humanos inventamos la agricultura. Hasta entonces éramos cazadores y recolectores, y casi todos los estudios apuntan a que este tipo de sociedades eran extremadamente igualitarias. Pero cuando inventamos la agricultura, inventamos los excedentes, apareció la gente que quería controlar esos excedentes y así surgió la jerarquía. En cualquier sociedad humana, socialista o capitalista, matriarcal o patriarcal, religiosa o laica, aparece esa jerarquía que condiciona la riqueza y crea la pobreza. Porque ésta es una creación humana. En esencia, la invención de la pobreza significó encontrar una forma de dominar a un homínido descendiente de los primates como no había hecho hasta el momento ningún otro primate en la historia de este planeta. Hemos dado con un método que, simplemente, abusa de la gente. Es obvio suponer que pobreza lleva aparejado consigo una pérdida o disminución de muchas cosas, pero principalmente de la salud. Si hiciéramos un eslogan publicitario sobre este tema, rezaría así: «Caballero, intente no nacer en la pobreza y, si ha cometido ese error involuntariamente, cámbiese de estación en la vida lo más pronto posible» Y aunque es deseable que la gente logre escapar de la pobreza, la cicatriz de su paso por ésta queda anclada mucho tiempo después de haber superado sus bolsas más profundas de nuestra sociedad. Es un tema que ha estudiado con profundidad la sociología, llevándose a cabo un estudio (Las heridas secretas de la pobreza) que demuestra que incluso dos generaciones después de que una familia supere la pobreza, existen actitudes, ansiedades e inseguridades que surgen alrededor de un sentimiento de desprotección. La miseria, el estrés o el trauma, cuando ocurren en los primeros años de vida, dejan huellas imborrables, pero de alguna manera, es sorprendente comprobar que ese peso post-traumático lo heredan también las futuras generaciones aún habiendo superado la marginalidad.

En el mundo hay pobreza. Y mucha. En un contexto en donde la globalización sólo beneficia a una minoría (nosotros, los privilegiados que hablamos con una web cam con nuestro amigo de Tokio) y afecta a una mayoría (el niño que esnifa pegamento en las calles de Lima cuyo futuro, sin saberlo, puede verse perjudicado si el presidente de la Reserva Federal norteamericana sube unos puntos los tipos de interés), y en donde las sociedades ricas han creado, o se han beneficiado, de un sistema de explotación de los recursos de los países pobres en confabulación con los gobiernos corruptos, ha posibilitado que más de mil millones de personas vivan actualmente en la más absoluta pobreza. Las personas que se afanan en los países ricos por superarse y progresar son los que renuncian al placer inmediato para poder sacar buenas notas para poder ser admitidos en una buena universidad para poder conseguir un buen trabajo para poder elegir la residencia de la tercera edad que quieren. Las personas que se afanan en los países pobres y empobrecidos para mejorar lo hacen por algo más sencillo: sobrevivir. Maslow y su pirámide tienen algo que decir a esto. Para muchas de estas personas, la única opción que tienen en la vida es emigrar si no quieren morirse de vivir en la pobreza. Así de sencillo.

Leer más..

 Página 3 de 4 « 1  2  3  4 »