Ezequiel del Bianco

El pasado 10 de noviembre, una madre acudió a la justicia para denunciar la violación de su hija.
La nena tenía diez años, era discapacitada, y la violaba el padrastro cuando la madre se ausentaba, ahora se encuentra prófugo.

El director del hospital de Tigre (Buenos Aires), Sergio Balviano, informó que se formó un equipo multidisciplinario que se hizo cargo del caso para resolver sobre la cuestión y consideró que «la decisión de realizar un aborto terapéutico pasa por cuestiones de integridad psico-física y social de la niña».

Si bien el código penal argentino dice que:
«El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta no es punible: (1) Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; o (2) si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente».
Es frecuente que no se autoricen abortos a mujeres violadas y/o con problemas mentales, sin embargo en este caso todas las variables están llevadas al extremo: 10 años, violación, problemas mentales. Por eso mucha gente que normalmente está en contra del aborto puede llegar a ceder. Leer el resto de la noticia

Este post no es para hacer ningún análisis moral sobre el ateísmo. Ni para relacionar estadísticas de asesinatos perpetrados por Ateos versus Creyentes. Ni para hablar de la capacidad de nadie para matar moscas. Sino para algo mucho más estúpido y trivial.

Descubrí en un mercado chino, esta curiosa raqueta eléctrica matamoscas cuya estructura principal está formada por el símbolo hispano del ateísmo. Y digo descubrí porque lo busqué y no lo vi mencionado en ningún otro lugar. Leer el resto de la noticia

El pasado 18 de junio, un cohete sin astronautas dejó Cabo Cañaveral en Florida para no volver nunca más, en una misión kamikaze hacia la Luna que finalizó el pasado 9 de octubre.

La misión, llamada LCROSS, constaba de dos naves espaciales, que viajaron unidas y dieron vueltas tomando fotos a la Luna durante unos meses, hasta el 9 de octubre, que se separaron. La nave más grande encendió sus cohetes a máxima potencia apuntando al fondo de un sombrío cráter, mientras la nave pequeña, plagada de cámaras y sensores le seguía el paso.
La primera nave, de más de dos toneladas, impactó contra nuestro satélite a unos nuevemil kilómetros por hora, dejando un cráter de unos treinta metros, y levantando una columna de polvo de unos seis kilómetros.
La más pequeña filmó el impacto, para luego sumergirse en la bola de deshechos y analizarlos y enviarlos frenéticamente a la NASA, porque cuatro minutos después tendría el mismo destino.

Leer el resto de la noticia

 Página 10 de 10  « Primera  ... « 6  7  8  9  10