Recortes de Madrid

La verdad es que aún no he conseguido levantarme de la cama (llevo varias horas intentándolo pero oye, se me resiste) y eso me ha hecho pensar, qué rabia cuando estamos sentados agustito agustito en nuestra cama/sofá/mecedora/hamaca/porción del suelo favoritos y de pronto nos acordamos que claro, hemos quedado para salir a cenar fuera y tenemos que abandonar «el cielo de la comodidad» y prepararnos para enfrentarnos a la incómoda, dura y desagradable calle. Solución, bueno, soluciones, la primera es renunciar a cualquier tipo de contacto social y a la propia comida en sí (como la nevera os pille lejos estáis perdidos), la segunda, que te lo traigan todo preparadito y colocadito a casa.
Mi hermana, que siempre va a los sitios y luego me los describe con todo su cariño, amor e ilusión (esto es como cuando dices que un chico/chica es «muy simpático», no sé si me entendéis), es la que ha propuesto una de «hoy pedimos para llevar».

Leer el resto de la noticia

Porque ahora somos muy modernos, y no nos basta con desayunar o cenar, ahora «bruncheamos» (si, me he inventado la palabra). Brunch, tiene como origen la suma de breakfast+lunch, en español también usamos la palabra inglesa, y aunque sea defensora a ultranza de nuestra lengua admito que «desayumerzo» no termina de quedar bien.
El brunch es una comida que se hace a una hora más o menos indeterminada del día (en los sitios lo ofrecen desde mediodía hasta entrada la tarde) pero que, por moda o simplemente por el hecho de salir de la rutina, está cada vez más presente en los planes de fin de semana.
Hay muchos sitios en la capital que lo ofrecen, pero me voy a centrar en uno en concreto, Nina, que se trata de un restaurante de comida creativa por la zona de Malasaña. Aquí lo tenéis,

Nina Leer el resto de la noticia

París, París

El verano pasado decidí sumergirme en la cultura francesa y tirarme un mesecito entero en París, sólo para aprender idiomas claro está. Pero como soy una chica precavida donde las haya me dije, voy a ir acostumbrándome a la gastronomía de allí, no vaya a ser que tenga algún problema. Por lo tanto, decidí buscarme un saloncito de estilo francés para ir entrenándome poco a poco, (esto es como la media maratón, si no estás en forma es tu fin), y nada, a base de sacrificios estuve venga a comer y a comer y a merendar y a merendar…lo que hay que hacer para estar a la altura de las circunstancias. Aquí lo tenéis,

Vailima

Salón de té francés, muy pequeñito, muy coqueto y con la capacidad de que te apetezca volver a casa a por tuppers y llevarte toodos los dulces del tirón.
Es que además son un poquito crueles, porque te los ponen  todos en vitrinitas en un mueble colocaditos así muy monos y suculentos y la gente débil de espíritu (véase mi caso) cae y se pide una montaña de cosas y luego… pasa lo que pasa.
Además, una parte del local es tienda y os podéis comprar tés, tazas de té, platitos para las tazas de té, azucarillos para meter dentro de las tazas de té y una amplia selección de chorizos (vale, lo último era broma). Leer el resto de la noticia

Supongo que estaréis todos intrigadísimos por mi dura semana de exámenes (los seis exámenes esos en cinco días por los que llevo lloriqueando dieciocho meses), la conclusión es, que mejor no preguntéis, vaya a ser que tenga que descargar toda mi ira contenida contra vosotros. (Romper la hoja del examen y tirársela al profesor en la cara no me pareció la manera adecuada de desfogarme, aunque ganas no me faltaron). En fin, acabaditos los exámenes, que es lo importante, y preparadita para seguir contando cuáles son los sitios de la capital que más merecen la pena.

La entrada de hoy también lleva una larga temporada pendiente (cada vez que veo la acumulación de sitios que tengo para subir me entran unas ganas de copiarme la guía Michelín y dejarme de tanta historia… también me entran ganas de llorar de pensar que no es legal hacer eso, mi vida es un drama constante). Esta vez nos la trae Elena, una de las mayores «trabajadoras-no-remuneradas» que poseo (hay que hacer énfasis en lo de no-remunerada, para que se les meta en la cabeza y no me empiecen que si derechos de los trabajadores por aquí, que si seguro dental por allá…en fin, lo típico).

Leer el resto de la noticia

De nuevo por aquí y a duras penas cumpliendo mi promesa personal de «voy a organizarme mi tiempo como una campeona y voy a escribir mil entradas por semana», sé que es un objetivo un poco exagerado, pero me gusta vivir al límite. En fin, que con tanto examen que mis queridos señores de mi querida universidad han decidido ponernos dentro de una semanita y media, el tema está complicado.

Hoy vengo con un sitio calentito, calentito (para los menos avispados : no es que la temperatura sea alta allí, es que hace poco que fui). La verdad es que fue todo un descubrimiento, me sorprendí gratamente a mi misma porque me lo esperaba más todo (más caro, más lleno y «más menos estupendo»).

Leer el resto de la noticia

Segunda entrada por aquí. Llevo varios días queriendo escribir, pero mis deberes como actriz profesional me lo han impedido. Estoy en una obra de teatro de colegios mayores (pasaos por el Elías Ahúja hoy a las 22h o mañana a las 8 de la tarde y veréis lo que es una buena representación), y claro, tantas horas de ensayo, de aprenderme el texto… me han alejado de mis deberes recortiles. Vale, tengo que confesar que mi papel verdaderamente es entrar, dejar una bandeja sobre una mesa e irme, (sí, sin hablar ni ná), parece poca cosa, pero estoy convencida de que es vital para el desarrollo de la obra completa…más o menos.

En fin, espero compensaros la tardanza con la entrada de hoy, la verdad es que  el sitio promete.

Leer el resto de la noticia

Antes que nada, hola a todos los lectores de Actualidad Universitaria! Soy novatilla por aquí, así que espero que no seáis muy duros conmigo.

Aquí tenéis a una humilde servidora dispuesta a que salgáis a comer, cenar, merendar y tapear hasta acabar rodando por las calles. Que la vida son dos días, y si la acompañas de una buena cena, como que mejora la cosa ¿verdad?

Hoy tengo preparado un sitio muy acorde con la ocasión. Aunque pueda parecer un delito haber escrito durante casi un año sobre restaurantes y haber dejado de lado todos los mexicanos de la ciudad, he de admitirlo, es el primero al que dedico un hueco en mi corazón.

Leer el resto de la noticia

 Página 3 de 3 « 1  2  3