UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

La Asociación de Enfermos de Patología Mitocondrial financiará con 12.000 euros las líneas de investigación de José Antonio Sánchez Alcázar, de la Universidad Pablo de Olavide

El de la Universidad Pablo de Olavide, Vicente Guzmán, y la presidenta de la Asociación de Enfermos de Patología Mitocondrial (), Ly Hafner Lancha, han firmado hoy un de colaboración para la realización de de investigación. Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

La Asociación de Enfermos de Mitocondrial financiará con 12.000 euros un proyecto del investigador de la Universidad Pablo de Olavide José Antonio Sánchez Alcázar

El rector de la Universidad Pablo de Olavide, , y la de la Asociación de Enfermos de Patología Mitocondrial (), Ly Hafner Lancha, han firmado un acuerdo de colaboración para la realización de actividades de investigación. Mediante este convenio, la asociación aportará 12.000 euros al proyecto “Terapia e indicaciones huérfanas de los moduladores de la mitofagia y la biogénesis mitocondrial en las enfermedades mitocondriales”, dirigido por José Antonio Sánchez Alcazar, investigador del Departamento de Fisiología, y de la UPO.

Las patologías mitocondriales se enmarcan dentro de lo que se conocen como enfermedades raras y afectan en nuestro país a más de 800 personas, según datos de la AEPMI. Para José Antonio Sánchez Alcazar, “estas enfermedades son un problema social y sanitario de primera magnitud ya que, aunque son individualmente raras, en su conjunto agrupan una amplia variedad de trastornos genéticos”. Según apunta, están caracterizadas por un funcionamiento alterado de las mitocondrias, orgánulos presentes en las células que están implicados en procesos importantes como el crecimiento celular o la generación de energía. Se trata, además, de una enfermedad hereditaria que se manifiesta principalmente durante la infancia, aunque también se han registrado brotes en adultos, y que puede afectar al cerebro, el hígado, el riñón así como a los sistemas endocrino y respiratorio. Los afectados sufren, cuando sobreviven, una baja calidad de vida dependiendo de la intensidad de la enfermedad.

Leer el resto de la noticia