UNIVERSITAT DE VALENCIA

El análisis de aguas residuales revela por primera vez datos tiempo real sobre el

Amberes, Ámsterdam, Valencia, Eindhoven y Barcelona son las ciudades de Europa con un mayor consumo de cocaína, según un realizo por universidades del continente (entre ellas la Universitat de València). El análisis de aguas residuales a través de biomarcadores urinarios ha permitido detectar de forma fiable el consumo real de drogas en una ciudad. Hasta ahora, los estudios se basaban en encuestas. La investigación revela que el consumo de éxtasis en Valencia es moderado.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSITAT JAUME I

El análisis de aguas residuales a través de biomarcadores urinarios permite detectar de forma fiable el consumo real de una ciudad. Por primera vez, un amplio grupo de científicos ha realizado un comparativo sobre el consumo de drogas ilícitas en 19 ciudades europeas, cuatro de ellas españolas, basado en el análisis de aguas residuales. En el caso de España el consumo de cannabis y cocaína es superior al de otras drogas como metanfetaminas y éxtasis, apareciendo particularidades en cada una de las cuatro ciudades analizadas: Barcelona, Castellón de la Plana, y Valencia.

En el estudio han participado centros de investigación y universidades de 11 países europeos. En el caso de España, la investigación ha contado con el Instituto Universitario de Plaguicidas y Aguas de la Universitat Jaume I de Castellón (investigador responsable, Dr. Félix Hernández), el Departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Valencia (Dra. Yolanda Picó), el Departamento de Analítica de la Universidad de Santiago de Compostela (Dr. Benito Quintana) y el Departamento de Química Ambiental Ambiental del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Barcelona (Dra. Miren López de Alda). La iniciativa del estudio surgió del Instituto Noruego para la Investigación sobre el Agua (NIVA) y del Instituto Mario Negri de Investigación Farmacológica, de Milán.

Leer el resto de la noticia