UNIVERSIDAD DE JAÉN

El Rector de la Universidad de Jaén, Manuel Parras, y la alcaldesa de Alcalá la Real, Elena Víboras, firmaron en la mañana de ayer un convenio para el desarrollo de un proyecto de investigación sobre un sistema de climatización, basado en la utilización de la energía geotérmica del terreno como fuente térmica, que se aplicará al Edificio Joven de Alcalá la Real.

El Grupo de Investigación en Ingeniería Mecánica y Energética de la Universidad de Jaén (Ingemer), cuyo responsable es el profesor Rafael López García, es el encargado de realizar el proyecto. El objetivo principal del trabajo consistirá en el diseño, cálculo y desarrollo de un sistema de climatización basado en la utilización de la energía geotérmica del terreno, como fuente térmica, y su aplicación en el Edificio Joven, recientemente construido en Alcalá la Real.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD DE JAÉN

El grupo de investigación Ingeniería Mecánica Energética (INGEMER) de la Universidad de Jaén, dirigido por el profesor de Ingeniería Mecánica y Minera José Manuel Palomar Carnicero, analiza el aprovechamiento de fuentes de energía renovables para la producción del frío usando máquinas de absorción, que acabaría con el elevado consumo eléctrico, y utilizando refrigerantes orgánicos, que evitarían la degradación de la capa de ozono, que producen las máquinas de compresión mecánica, de uso extendido.

El objetivo principal de esta investigación, financiada por el Plan de apoyo a la Investigación de la UJA, es la obtención óptima de frío a través de máquinas que no dañen la capa de ozono. La idea de realizar este estudio surge, según Manuel Palomar, porque los ciclos frigoríficos más extendidos, «que son los de compresión mecánica, emplean refrigerantes que degradan la capa de ozono estratosférico y, además, requieren un elevado consumo eléctrico, con el consecuente aumento de emisiones de CO2. Todos estos inconveniente se evitarían con el uso de máquinas de refrigeración por absorción, que utilizan refrigerantes orgánicos como el agua y el amoniaco y que no contribuyen al cambio climático». Para hacer funcionar la máquina de absorción, estos científicos pretenden alimentar el sistema con energías renovables, placas solares y calderas de biomasa.

Leer el resto de la noticia