UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Los neurocientíficos de la UPV/EHU Juan Mendizabal y Pedro Grandes participan en la investigación que ha publicado la revista Cell

Desde hace tiempo se conocía que el cannabis puede provocar pérdidas de memoria. Una investigación, publicada en la prestigiosa revista Cell, ha conseguido desvelar el mecanismo según el cual el consumo crónico, mantenido y excesivo de marihuana provoca alteraciones en la llamada memoria de trabajo, aquella que retiene y procesa información durante periodos cortos de tiempo. En el estudio han colaborado los doctores Juan Mendizabal y Pedro Grandes, profesores del Departamento de Neurociencias de la Facultad de Medicina y Odontología, junto con otros quince investigadores de Francia, Canadá, China y Estados Unidos. Pero, además, el estudio liderado por Xia Zhang (Universidad de Ottawa, Canadá) y Giovanni Marsicano (Universidad de Burdeos, Francia) supone la primera evidencia del papel de los astrocitos, unas células del sistema nervioso, en una función cognitiva como es la memoria, pues hasta ahora se les otorgaba sobre todo una función secundaria de soporte, nutrición y protección de las neuronas.

El tetrahidrocannabinol (THC) es el principal componente psicoactivo de la marihuana. Como cualquier otro fármaco, el THC actúa sobre determinadas proteínas, que ejercen el papel de receptores. En este caso, según ha revelado la investigación, las proteínas sobre las que el THC actúa en los astrocitos son los receptores CB1. Estos receptores, al activarse en el hipocampo, provocan la liberación de glutamato, un aminoácido que tiene una función excitadora en el sistema nervioso central. La cadena continúa. El glutamato liberado desde los astrocitos provoca la activación de los receptores NMDA en las neuronas y esto tiene como consecuencia que otros receptores de glutamato, los llamados AMPA, desaparezcan de la superficie neuronal. Y al desaparecer los AMPA, la comunicación entre las neuronas del hipocampo se deprime y, como consecuencia, se altera la memoria.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD DE NAVARRA

El equipo de la Dra. Isabel Pérez-Otaño investiga para tratar los primeros fallos neuronales y prevenir estas enfermedades

La Dra. Isabel Pérez-Otaño, natural de Cadreita e investigadora del Laboratorio de Neurobiología Celular del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, ha recibido un premio de la fundación norteamericana NARSAD, la mayor organización sin ánimo de lucro entre las que distribuyen fondos para la investigación en trastornos cerebrales y de comportamiento. El equipo de la Dra. Pérez-Otaño investiga las bases moleculares de enfermedades neurodegenerativas y del neurodesarrollo.

Su estrategia, enmarcada en un proyecto internacional, es descubrir cómo se inicia la patología y así diseñar terapias alternativas a las ya existentes que ataquen a la enfermedad desde su origen. «Estudios recientes desvelan que estas enfermedades comienzan con un fallo de las sinapsis, unas estructuras microscópicas que conectan a las neuronas y codifican la información en vastos circuitos neuronales.Nuestros estudios se centran en combatir ese fallo, que se produce cuando aún no ha comenzado la muerte neuronal, de manera que podríamos prevenir la enfermedad», explica la investigadora del CIMA.

Leer el resto de la noticia